domingo, 28 de noviembre de 2010

Anuncio.

Este blog figura en Guiafé, una guía de la actividad santafesina. Espero que sirva para entrar en contacto con otros lectores y escritores, con dibujantes y amantes del dibujo, en fin, con los que quieran compartir este camino...

viernes, 20 de agosto de 2010

Presentación de La Gota


La Gota, Proyecto de Microediciones independientes, se presenta en sociedad.
Presentamos también nuestros últimos cuatro títulos:

Intervalos lúcidos, de Pablo Escudero.
Intramarea, de Lucio Borgna.
El abrazo de espuma, de Aníbal Chicco Ruiz.
Matota, de Martín Pucheta.

Habrá lecturas, música en vivo, y algún souvenir.

Es el viernes 28 de Mayo, en la Biblioteca Municipal, a partir de las 20:00 horas.
Ciudad de Santa Fe.

viernes, 13 de agosto de 2010

El regalo del Obispo.

- ¡Están casados, y déjense de joder! - el aliento a vino del cura se sentía hasta en el tercer banco; en los asientos de atrás, se podía sospechar.
- Oiga, usted no nos puede casar así.
- ¿Y vos quién - ¡hip! - sos?
- ¡La novia!
- ¡A mí ninguna cornuda me viene a decir qué tengo que hacer! - y le pegó otro trago al exquisito vino de misa, regalo del Obispo.

Por un momento, pareció que la novia le iba a pegar un cachetazo al novio, que tartamudeaba alguna excusa. Pero no: cerró el puño y le encajó un gancho perfecto, que lo sentó en el piso, con la cara bañada en sangre.

- ¡Ahora, puede besar a la novia! - alcanzó a decir el cura, antes de prenderse alegremente a la botella, como un cachorrito en la teta.


Souvenirs para casamiento.
Libros personalizados con historias de la pareja.
Consultar: gellergonzalo@yahoo.com.ar

jueves, 5 de agosto de 2010

El diariero y el presidente.

- Y a qué se dedica, usted.
- Yo vendo diarios.
- Si no es, por lo menos, presidente, no se va a poder casar con mi hija.

Él estaba realmente enamorado. Fue un trabajo duro, que tardó años: estudió derecho, economía, limpió inodoros en los comités del Partido, hizo amigos importantes, fue pasando de último Concejal de la lista a intendente, Diputado, Vicegobernador.

Hasta que, por fin, el día llegó.

- ¿Te vas a casar conmigo, Patricia?
- Yo... estoy enamorada de otro hombre...
- ¡Qué! ¡Pero yo... voy a ser Presidente! ¡Por vos!
- No... no fue a propósito. Nos conocimos hace poco, y...
- ¿Quién es?
- No lo conocés. Vende diarios acá a dos cuadras, no creo que le hayas prestado atención, nunca.



Souvenirs para casamiento.
Libros personalizados con historias de la pareja.
Consultar: gellergonzalo@yahoo.com.ar

jueves, 29 de julio de 2010

Sin cura.

- Si alguien conoce una razón para que esta boda... - el cura se interrumpe. Baja los ojos, saca un pañuelo. Cuando vuelve a levantar la vista, se ve que está a punto de llorar.

Le dice a la novia:

- Yo conozco una razón, Roberta. Estoy enamorado de vos.

Para qué.

Gritos, desmayos, puteadas y hasta un intento de linchamiento, hasta que, en medio de la confusión, Roberta le da la mano al cura, y le dice:

- Vamos.

Una vez afuera, se suben al auto de ella, y él le dice:

- No podía dejar que te casaras con ese imbécil.
- Sabía que te ibas a poner celoso.

jueves, 22 de julio de 2010

Un zapatito de cristal



- Ella tiene que ser – con el zapatito de cristal en la mano, con el corazón desbocado, el príncipe camina hasta la piba más hermosa que vio en su vida.

Ceremoniosamente, se arrodilla, le quita el burdo zapato de campesina, y empieza a introducir el pie en el diminuto zapato de cristal.
Pero no.
- Carajo – murmura el príncipe.

Todavía sonriendo, ella le pasa una mano por el pelo, como diciendo “y bueno”, y se vuelve a calzar.
Él se queda mirándola, y se da cuenta de que acaba de enamorarse.

- No te vayas – le pide.
- Pero el zapatito de cristal...
- ¿Qué zapatito? - lo tira contra la pared, con fuerza, como si lo odiara. - Estamos grandes para algunas cosas...
- ¿Vamos a dar una vuelta?
- Dale.
- ¿Y cómo se te ocurrió lo del zapatito?
- Mirá, ni me hagas acordar...



Souvenirs para casamiento.
Libros personalizados con historias de la pareja.
Consultar: gellergonzalo@yahoo.com.ar

jueves, 8 de julio de 2010

No puedo permitir que esta farsa siga adelante.

- ¡... que hable ahora, o calle para siempre!
- ¡No puedo permitir que esta farsa siga adelante! ¡Yo te amo, Sebastián!
- ¡Mamá, por favor! ¡Me estoy casando!
- ¡No lo puedo permitir!
- ¡Me prometiste que esto no iba a pasar, Sebastián! - se enfurece la novia.
- ¡Mamá, soltáme, por favor...!



Souvenirs para casamiento.
Libros personalizados con historias de la pareja.
Consultar: gellergonzalo@yahoo.com.ar

jueves, 1 de julio de 2010

Una mujer embarazada en la puerta de la iglesia.


- Y si alguien conoce alguna razón por la que esta boda no pueda realizarse, que hable ahora o...
¡Yo conozco una razón! - grita, como poseída, una mujer embarazada en la puerta de la iglesia.
- Pero qué desgraciado – murmura el padre de la novia, saca un revólver de abajo de la silla de ruedas, y vacía medio cargador sobre el novio, que estaba diciendo “no tengo idea de...”

Mientras la novia patea el cuerpo, la mujer embarazada entra, pasa por al lado del novio, va hasta el cura, que está como paralizado por el terror, y le sacude un gancho de izquierda monumental.

- ¡Vos no podés casar a nadie! - y le vuelve a cruzar la cara, ensangrentada, con otro puñetazo terrible, demoledor - ¡Reconocé a tu hijo, carajo!




Souvenirs para casamiento.
Libros personalizados con historias de la pareja.
Consultar: gellergonzalo@yahoo.com.ar

viernes, 25 de junio de 2010

GRRuuuOOOaaaanNNN

Mamá, papá... les presento a Francisco. ¡Estamos muy enamorados! - sonríe, feliz, mientras lo abraza y lo llena de besos.
Hija...
Mamá, ¿Qué te pasa?
Se desmayó. Decime, ¿qué tenés vos en la cabeza? ¿¿No ves que es un monstruo?
¡No le digas eso a Francisco!
¡GRRuuuOOOaaaanNNN! - apoyó Francisco.
¡Te prohíbo que te cases con un monstruo!
¡Ya es tarde! ¡Estoy embarazada!
Ah, bueno, en ese caso... ¿tomó la comunión?
Sí, papá, yo no salgo con cualquiera.
Ésa es mi hija... ¿Y tiene trabajo?
Es gerente de un supermercado. ¡Vieras qué auto que tiene!
¿En serio? ¡Bueno, Francisco, bienvenido a tu nueva familia...!
¡GRRuuuOOOaaaanNNN!
¡Mirá, mamá está haciendo convulsiones! - dice ella, y todos terminan riéndose buenamente.

martes, 22 de junio de 2010

Taller de historietas en Pilar

.
.
.
.


Desde hace un par de años, me dedico a dar talleres de historietas y humor gráfico en las escuelas secundarias. La última vez fue este Lunes 14 de Junio, en la Escuela Santa Marta, en la localidad de Pilar.



Les comenté a los chicos algunas cuestiones sobre la historieta, y ahí nomás pasamos a la práctica. Salieron cosas muy lindas - espero verlas terminadas - y quería compartir con los lectores del blog lo que me mandó uno de los grupos. ¡Espero que les guste! Siempre está bueno ver cuando alguien da los primeros pasos en la historieta, por supuesto, jugando un poco.

¡Muchas gracias, chicos!

viernes, 18 de junio de 2010

El hombre ideal para vos

- Hacéle caso a tu padre, ¡por favor...! Julio es el hombre ideal para vos.
- Papá, no me gustan los hombres.
- Ya te van a gustar.
- No, papá.
- No seas tan cerrado, Carlitos. Nosotros queremos lo mejor para vos.
- Mamá, papá, a mí me gustan las mujeres.
- ¿Como cuál?
- No sé, por ahora...
- ¿Ves? Julio es el hombre ideal para vos. Hacénos caso, Carlitos, hacénos caso...





Souvenirs para casamiento.
Libros personalizados con historias de la pareja.
Consultar: gellergonzalo@yahoo.com.ar

viernes, 11 de junio de 2010

La señora Burthworth


La señora Burthworth, mientras toma un daikiri en el borde de la piscina, tiene una clara revelación.

- Estoy enamorada del mayordomo.

Se levanta, prepara la valija, llama al mayordomo, le desprende la camisa con los dientes, y dos horas después están saliendo, en uno de los autos deportivos del señor Burthworth, hacia una nueva vida.

Cuando, tres meses después, el detective le dice al señor Burthworth que encontró a su mujer, viviendo en una casita con su ex mayordomo, el señor Burthworth no puede soportar la vergüenza.

Contrata a un asesino, que vigila a la pareja, estudiando cada uno de sus movimientos.

Por fin, el asesino entra en la casa, con el arma en la mano, dispuesto a terminar con el contrato y cobrar lo suyo.

En la oscuridad, va hacia el dormitorio, cuando tropieza con la ex señora Burthworth, que, emocionada por la idea de un extraño deambulando por su casa, le desprende la camisa con los dientes, y dos horas después están yéndose, en el auto deportivo del señor Burthworth.

Cuando, tres meses después, el detective le dice al ex mayordomo del señor Burthworth que encontró a la señora, viviendo en una casita con su ex asesino, el ex mayordomo del señor Burthworth no puede soportar la vergüenza, y contrata a un asesino.




Souvenirs para casamiento.
Libros personalizados con historias de la pareja.
Consultar: gellergonzalo@yahoo.com.ar

sábado, 5 de junio de 2010

Viviendo en una mentira.

- Yo... tengo que confesarte algo, Ernestina. No podemos seguir viviendo en una mentira. En realidad, soy un superhéroe.
- Bueno, yo... también te oculté algunas cosas. Soy judía.
- Pero es que... además de ser superhéroe, soy periodista.
- Y yo, además de ser judía, soy un robot.
- No digás...
- Sí.
- Bueno, además de ser periodista y superhéroe, también soy un extraterrestre.
- Y yo, además de judía y robot, soy de Chacarita.
- ¿¿De Chacarita?? ¿Cómo pudiste ocultarme una cosa así? ¡De Chacarita! ¿Y ahora qué hacemos?
- Vos empezaste con esta estupidez de decirnos la verdad.




Souvenirs para casamiento.
Libros personalizados con historias de la pareja.
Consultar: gellergonzalo@yahoo.com.ar

viernes, 28 de mayo de 2010

... Y vivieron felices para siempre

- Y si alguien tiene algo para decir...
- … bueno, ahora que pregunta... - empieza a decir la novia...
- … sí, o sea... si no fuera por el bebé... - sigue completando el novio...
- … que, al final de cuentas, igual va a tener padre y madre, ¿no?
- … sí, claro, yo no me pensaba borrar, eso seguro... es mi hijo, ¿no?
- … bueno, entonces...
- … y sí...
- … me alegro de que pensáramos lo mismo.
- Sí. Haríamos un buen matrimonio.
- Algún día.
- Algún día, por qué no.
- … bueno... disculpen todos, pero nos vamos.
- ¿Te llevo?
- Dale, gracias.











Souvenirs para casamiento.
Libros personalizados con historias de la pareja.
Consultar: gellergonzalo@yahoo.com.ar

viernes, 21 de mayo de 2010

El príncipe Azul



Blancanieves despertó del helado sueño de la muerte: cuando abrió los ojos, ahí estaba el príncipe, sonriendo.
- ¿... qué pasó? - dijo ella, mientras pensaba: - me tengo que lavar los dientes.
- He venido a buscarte – le contestó el príncipe.

Los enanitos empezaron a reírse y a bailar, y ya empezaba a correr la cerveza, en unas jarras grandotas y espumosas.

- Pero yo... no me quiero ir.
- Pero... serás una reina...
- ¿Y para qué?
- ... bueno, para... para... para ser una reina... - el príncipe, confundido, aceptó una jarra de cerveza.

Estornudón le dio otra jarra a Blancanieves, que se sentó en el ataúd de cristal, dejando las patitas colgando. Era un día de primavera en el bosque, y daban ganas de tirarse en el pasto a dormir la siesta.

- No, prefiero quedarme acá – le sonrió ella – pero gracias por resucitarme, ¿eh? - y le dio una palmadita en el hombro - ¿Cómo te llamás?
- Soy... soy el príncipe azul...
- Mirá vos, yo pensé que Azul era nombre de mujer.

sábado, 1 de mayo de 2010

domingo, 18 de abril de 2010

domingo, 4 de abril de 2010

domingo, 21 de marzo de 2010

miércoles, 10 de marzo de 2010

Anciano.


Ilustración que no fue, para un texto de Pablo Escudero.

jueves, 25 de febrero de 2010

Personaje. Yo.

Éste es Yo, de una historieta de cavernícolas. El otro se llama Otro, y serían algo así como las aventuras de Yo y Otro. Ya veremos si sale algo de ahí...

martes, 16 de febrero de 2010

martes, 9 de febrero de 2010

martes, 2 de febrero de 2010

viernes, 22 de enero de 2010

El amor te sorprende.

No era la primera vez que lo hacía. No era tan difícil averiguar los datos de la víctima, conocer sus costumbres, observar, espiar: lo más difícil era entrar en la pieza sin que nadie lo viera. Si bien era más fácil entrar por el frente de la casa, por alguna ventana, eso podía hacer que algún vecino curioso – de ésos que nunca faltan - lo viera.

Decidió entrar por la puerta de atrás.
El gato se acercó a él. Estaba preparado: le dio de comer.
En el comedor, siempre en silencio, sembró algunos objetos suyos: una pipa, varios libros, uno de autoayuda, con un señalador de Maitena, unas pantuflas, algo de ropa, no demasiado. El engaño tenía que ser perfecto.
Con cuidado, con muchísimo cuidado, abrió la puerta, se desvistió, y se acomodó, con total sigilo, al lado de la chica.

Cuando ella se despertó, estaba durmiendo con un extraño.

- ¿¿Y vos quién sos??
- ¿Qué te pasa, Claudia?
- ¿¿¿Cómo sabés mi nombre???
- Mi amor... ¿Qué te pasa?

Ella se levantaba, corriendo, y empezaba a ver las cosas de él.
Él la seguía, como si ya estuviera acostumbrado al lugar: empezó a preparar el desayuno, llamó al gato, el gato vino, le dio de comer, mencionó algún comentario al pasar sobre alguna tía de ella, que estaba enferma, y ella empezó a dudar.

- ¿Te pasa algo?
- No, no... nada... - intentaba defenderse ella, confundida.
- ¿Querés que vayamos a un médico?
- No... está bien... - y así empezaba todo.

Si hay algo que nos da miedo, es que los demás piensen que estamos locos: las chicas, por lo general, terminaban queriendo convencerse de que él era su novio desde hacía algunos meses, de que se habían conocido en una fiesta, que habían tenido algunas peleas, y que no era algo para toda la vida, simplemente estaban conociéndose hasta ver adónde llegaban.

Él vivía así algunos meses, y después fingía su muerte.
Y volvía a empezar.

viernes, 15 de enero de 2010

El olvido.

- Tomo para recordarla.
- ¿No es al revés?
- Empecé tomando para olvidarla. Y cuando la olvidé, me di cuenta de que no podía vivir así.
- Y mire si cuando se acuerda, quiere volver a olvidarse...
- Capaz que eso ya pasó. Pero ya no me acuerdo.

viernes, 8 de enero de 2010

Un ganador.

Había empezado a creer que las mujeres solamente se fijaban en hombres sin sentimientos.
Como le dijeron, una vez, que en ciertas cirugías estéticas es posible extirpar, de paso, algunos sentimientos, vendió el auto, decidido a convertirse en un ganador.
En la sala de espera, lo atendió una secretaria gordita y petisa, que sonreía todo el tiempo.

- Quiero convertirme en un ganador – le terminó confesando, solamente porque le había caído bien.
- Usted lo que quiere es convertirse en un imbécil más del montón.
- Bueno, sí, pero un imbécil con éxito.
- A mí me gustan los atardeceres.
- Mirá. A mí también.
- ¿Qué tenés que hacer a las cinco?
- Operarme. Y convertirme en un ganador.
- Dejá de decir pavadas. ¿Por qué no nos tomamos unos mates, a la orilla del río?
- ¿Con pastelitos?
- Bueno, dale, con pastelitos.

viernes, 1 de enero de 2010

De apuro.

- José Romualdo, creo que estoy embarazada.
- ¿¿Qué?? ¡Pero si recién te estoy desprendiendo el corpiño!
- No hay tiempo de explicar nada. El chico está creciendo: tenemos que casarnos ya mismo.
- Pero... ¡Pero...!
- Ay, José Romualdo. ¡Tengo contracciones! ¡Tenemos que casarnos! Escuchame bien: en el armario hay un cura...
- Pero yo soy judío...
- Bueno, en el baño hay un rabino ¡Pero apurate, por favor, que el bebé ya está naciendo!