miércoles, 28 de octubre de 2009

Relato para el cumpleaños de Matías Machtey

Nos conocimos en una fiesta. Yo estaba disfrazado del Chapulín Colorado. Por una de esas casualidades, nos encontramos en la cocina, forcejeamos, y, mientras yo trataba de asesinarla, me caí sobre los cubiertos, y terminé con un tenedor clavado en la mano. Normalmente, uno no se imagina hasta dónde podría clavarse un tenedor. Pero así fue.
Lo último que recuerdo, es que ella discutía con Lucho si había que sacarme el tenedor o no. Lucho decía que no, y yo le hubiera hecho caso, porque será una mala persona pero debe ser un buen médico. En un momento me pareció que les importaba más la discusión que mi mano. Y debe haber sido así, porque no me acuerdo de nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Acá pueden comentar lo que quieran: si les gustó lo que vieron y leyeron, si no les gustó, sus críticas, observaciones, consultas sobre las ediciones de La Gota, sobre los libritos para eventos, sobre las revistas de historietas... en fin, todo comentario es bienvenido.